Provincia de Girona


Sant Jaume de Queralbs
(Queralbs, Ripollès)

42º 20,996'N ; 2º 09,704'E     




Las primeras noticias reales del templo las tenemos en su acta de consagración datada en julio del año 978. También se menciona este lugar en la "supuesta" acta de fundación de la catedral de la Seu d'Urgell de 839, pero la autenticidad de este documento es mas que dudosa.


El edificio actual data del siglo XII o finales del XI, aunque ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de los siglos.


Una de estas intervenciones tuvo lugar en 1427, cuando un terremoto hundió la bóveda de la nave y hubo que rehacerla. Es por este motivo que encontramos una bóveda de cañón apuntada.


Está formado por una sola nave rectangular, acabada en un ábside semicircular de menores dimensiones que la nave.


El interior de la cuenca absidal está decorada con pinturas de factura moderna, pero evocando el estilo románico.


Posteriormente se añadieron dos capillas cuadradas a modo de falso crucero. La del lado norte sirvió como base para que en el siglo XV se levantara una torre de campanario.


Adosado al muro sur encontramos el elemento más interesante de todo el conjunto: el porche. Es muy sencillo, como todo el templo, y lo forman seis arcos de medio punto adovelados donde destacan sus capiteles, de influencia rosellonesa.


Si iniciamos el recorrido de los capiteles desde la izquierda, en el primero podemos ver a un personaje de grandes hombros cogiendo por el cuello a dos águilas. Una escena que se repite en la parte posterior del capitel.


El siguiente capitel nos vuelve a mostrar figuras humanas, que en este caso aparecen entre hojas de palmera. Dos de las figuras son hombres, que llevan barba y bigote. Llevan trajes suntuosos. Las otras dos son mujeres. Una muy joven, en el lado este y una mayor en el lado sur. Con esta metáfora se narra el curso del Sol, que nace por el este ya medida que crecen se dirige hacia el sur.


El tercer capitel tiene representados dos grifos en cada cara del capitel, que se unen a través de la cara en los ángulos. En la parte central de los capiteles podemos ver una cara con grandes ojos, que chupa las alas de los grifos con dos grandes lenguas.


El cuarto capitel es muy similar al segundo con hojas de palmera en los ángulos y la cara de un personaje en cada uno de los lados.


En el último capitel están representados cuatro leones, con el pelo finamente tallados. En la parte superior de cada cara, en el centro, encontramos nuevamente un rostro humano.


El porche protege la puerta de entrada, formada por un sencillo arco de medio punto adovelado.


En los batientes todavía se conserva parte de la forja románica original, a base de cintas y volutas. El picaporte, en cambio, ya es de época gótica.


El año 1606 se alargó el templo por los pies de la nave, donde se construyó un coro elevado. A este nuevo tramo se le añadió una sacristía en el muro sur.


Bajo el coro, se conserva una interesante pila bautismal, decorada con un friso ondulante y una cruz.


Procedente de este templo se conserva en el Museo Episcopal de Vic, una gran cruz de madera. Sus extremos están decorados con una flor de lis. En el la parte central, hay representado un Agnus Dei.

Tampoco se conserva en este templo el frontal de altar gótico. de mitades del siglo XIV, que forma parte del fondo del Museo Nacional de Arte de Cataluña.