Provincia de Girona


Santa Maria de Valldemaria
(Maçanet de la Selva, La Selva)

41º 44,176'N ; 2º 45,214'E    



Nos encontramos ante el que muy probablemente fue el primer monasterio femenino del Císter de toda la península ibérica. Hasta ahora, la primera referencia histórica de que se disponía data del 16 de Mayo del 1158, cuando el arzobispo de Tarragona Bernat Tort y el obispo de Girona Berenguer de Llers confirmaron a la priora de Santa María de Valldemaria, Ricsenda, varias posesiones entregadas al monasterio por Berenguer de Maçanet y Gausfred de Rocabertí.


Por lo tanto, es lógico pensar que la comunidad ya se había establecido en la zona unos años antes, procedente de la abadía francesa de Nonenque o Noninges, de la que Valldemaria fue filial. Un documento encontrado recientemente, parece que avanzaría la fundación del cenobio a la década anterior. Este documento será presentado en la próxima publicación del Taller de Historia de Maçanet de la Selva .

En 1164 la priora Ermessenda recibió una importante donación de tierras en Passanant, a la Espluga de Francolí y a la Tallada de manos de Almodis, hija de Ramón Berenguer III. Cinco años más tarde se funda el monasterio de Sant Feliu de Cadins y Ermessenda trasladó su residencia a este nuevo cenobio, pasando Santa María de Valldemaria a ser un priorato dependiente del mismo. A pesar de esta dependencia oficial, las monjas de Maçanet siguieron haciendo vida prácticamente independiente, gracias al apoyo de la familia Cabrera.

En 1355 cinco monjas de la comunidad fueron acusadas de seducir a Constanza de Hostalric para que ésta se hiciera monja y donara todos sus bienes a la comunidad. El obispo inició una investigación que no se cerró hasta nueve años más tarde. cuando se excomulgó a las religiosas y se confiscaron todos sus bienes. Esta sentencia puso en una situación muy crítica a la comunidad, que necesitó de una orden episcopal para que las monjas pudieran recibir alimentos que garantizaran su subsistencia.

En 1492 sólo residían en el priorato seis monjas. Años más tarde, al morir la priora Aldonça de Palol, fue elegida una nueva priora entre las cinco monjas restantes. Esta fue Isabel Pasqual, que no tuvo el visto bueno del obispo de Girona, que nombró como priora a Violant de Biure, una pariente suya. Después de varias vicisitudes, Isabel Pasqual se consolidó como priora. En 1543 la comunidad se traslada al monasterio de Sant Daniel de Girona, cansada de sufrir robos y asaltos. En 1550 se abandona definitivamente el priorato y se fusionan las dos comunidades.

Medio siglo más tarde, en 1603, se vendió el edificio y sus tierras a la familia Jalpí de Tordera, con la condición que la capilla se conservara en buen estado y abierta al culto. El priorato se convirtió en una casa y la capilla fue utilizada como almacén. La imagen románica de la Virgen fue trasladada a la casa de esta familia en Arenys.


Después de haber sido los propietarios durante tres siglos, en 1904 los Jalpí vendieron Valldemaria a Vicenç Coma y Ferrer. Posteriormente pasó a manos del ejército, hasta que 1957 Feliu Pou Ros se establece como colono. Desde 1996, esta familia es la propietaria. Los pocos restos del monasterio que han sobrevivido al paso de los siglos están integradas en la masia familiar. El resto más importante es la capilla, restaurada entre los años 2004 y 2008 por el Taller de Historia de Maçanet con el apoyo de la Generalitat de Cataluña.


La iglesia está integrada dentro de la masía, de hecho, exteriormente pasa totalmente desapercibida. Una vez atravesada la puerta moderna, nos encontramos con un fragmento de la antigua fachada.


En ella se abre la puerta de acceso al templo formada por un sencillo arco adintelado. Los montantes se han perdido, pues durante el tiempo en que el templo se utilizó como almacén se eliminaron para permitir el acceso más cómodo de los objetos almacenados.


La iglesia está formada por una sencilla nave rectangular, cubierta con una bóveda ligeramente apuntada y acabada por levante con un ábside semicircular.


El ábside es liso y sólo presenta una sencilla ventana de medio punto y abocinada, abierta de nuevo durante la restauración.


En el muro sur, junto al presbiterio, se abría una ventana, muy alterada a lo largo de los siglos y actualmente cegada.

El templo tenía otra puerta en el muro sur, que comunicaba con las dependencias monacales, actualmente muy modificada.


La tradición dice que en tiempos del conde Borrell de Barcelona, ​​unos pastores encontraron en un valle del término de Maçanet una imagen de la Virgen. En el lugar del encuentro se construyó una capilla y el lugar fue conocido a partir de ese momento como Valle de María. A continuación reproducimos una de las fotografías de esta Virgen, que hemos extraído de los paneles informativos que hay en el templo.


Esta imagen, como ya hemos comentado, estuvo en el templo hasta mediados del siglo XVII, cuando la familia Jalpí la llevó a diferentes residencias suyas, hasta instalarse definitivamente en el oratorio de su casa de Arenys de Munt. Desgraciadamente hace unos años se le perdió la pista, cuando se vendió la propiedad a unos promotores inmobiliarios. En el templo podemos encontrar una réplica en cerámica hecha a partir de las fotografías que se conservan de la original.


En el muro de tramontana, junto al presbiterio, se abre un arcosolio donde había un altar dedicado a San Antonio.


Desde aquí queremos agradecer a Juli Campeny, presidente del Taller de Historia de Maçanet de la Selva, su amabilidad a la hora de acompañarnos hasta el templo. También agradecemos a los propietarios de Valldemaria permitirnos entrar en su casa y fotografiar el templo.