Provincia de Girona


Monasterio de Santa Maria
(Amer, La Selva)

42º 00,598'N ; 2º 36,120'E    



Alrededor del 820, el emperador Luis el Piadoso en un precepto concedió inmunidad a los monjes de Sant Medir y Sant Genís de Cartellá, monasterio fundado por el abad Deobat. En el año 844 un nuevo precepto, en este caso de Carlos el Calvo, confirma esta inmunidad. Este cenobio estaba ubicado en el término de Sant Gregori. En este mismo documento, se tiene constancia de la existencia de una celda benedictina dependiente de Sant Medir en la población de Amer.


En el siglo siguiente, el conde Borrell fomentó el traslado de la comunidad hacia Amer, para dominar este punto estratégico en las comunicaciones. El 9 de noviembre de 949 el obispo de Girona, Gotmar, consagró una nueva iglesia dedicada a Santa María, San Juan y San Benito.


En 1186, el papa Clemente III otorgó una bula, según la cual el monasterio pasaba a estar directamente bajo la tutela de Roma. Esto contribuyó a que aumentaran las propiedades y los bienes del cenobio. En 1228 el rey Jaume I concedió el derecho de notaría sobre el valle y todo el término de Amer. Este aumento de poder del monasterio causó numerosos conflictos con los señores feudales de la zona, como los del castillo de Hostoles, los condes de Empúries o los Campllong.

En el siglo XIV se empieza una etapa de decadencia, debido a la peste y la consecuente disminución de la población. También la presencia de abades comendatarios agrava la salud de las cuentas del monasterio. En varias visitas episcopales se hace constar el mal estado en que se encuentra el claustro y la sala capitular entre otras dependencias. Dos terremotos, en 1425 y 1428, agravaron aún más la situación precaria del cenobio, pues se derrumbaron algunas estancias. Durante el siglo XV se realizan algunas tímidas obras de reconstrucción. La situación era tan crítica que en 1592 el papa Clemente VIII lo une al monasterio de Santa María de Roses y al priorato de Santa María del Coll .

Durante la guerra dels Segadors se produjeron numerosos enfrentamientos en la zona, lo que conllevó la destrucción de algunas dependencias del monasterio. De hecho el 10 de febrero de 1657, las tropas de Felipe IV asaltan la villa y derriban el campanario. Posteriormente, en 1696 las tropas francesas saquearon e incendiaron el monasterio.

En 1835 el cenobio se desamortizó y la iglesia se convirtió en la parroquia del pueblo, mientras que lo que quedaba de las dependencias y bienes de la comunidad fueron subastados en 1842.

En 1936 un nuevo episodio bélico hace estragos en la iglesia, pues fue quemada y utilizada como taller de camiones. Por este motivo se alteró su estructura. En el último tercio del siglo XX se restauró el templo, dejándolo en el estado actual.


Debido a los conflictos bélicos y los terremotos lo que podemos ver actualmente dista mucho de lo que fue originariamente. La iglesia mantiene la planta basilical de tres naves, a las que se añadieron capillas laterales. Las naves están cubiertas con bóvedas de cañón y se separan por arcos formeros de medio punto. Estos descansaban en pilares rectangulares, que se han sustituido por grupos de cuatro columnas.


Las bóvedas estaban reforzadas por arcos fajones, que al rehacer la bóveda no se volvieron a construir, quedando los pilares adosados ​​a los muros laterales como si fueran lesenas.


Los ábsides laterales han sido recuperados recientemente, pues habían queda ocultos y modificados por construcciones posteriores. Estos y el central están decorados con lesenas y arcos ciegos, siguiendo la tradición lombarda.


El ábside central tiene tres ventanas de medio punto y abocinadas, mientras que los laterales tienen una en la parte central.


En el siglo XIII se añade una capilla al lado norte del templo, como si fuera una cuarta nave. Su cabecera está formada por un ábside semicircular, también decorado con estilo lombardo.


El claustro no se reconstruyó después de los terremotos del siglo XV y actualmente este espacio lo ocupan otras construcciones y una plaza. Si que se construyeron algunas capillas en lo que antes fue el ala norte del claustro. En la sacristía se conservan dos de sus capiteles, uno decorado con motivos geométricos y otro decorado con cuatro caras.