Provincia de Girona


Sant Pere Desplà
(Arbúcies, La Selva)

41º 50,499'N ; 2º 28,467'E    



La primera noticia de este templo la encontramos en 923, cuando aparece como sufragánea de Sant Quirze de Arbúcies en el acta de consagración de la misma. Se cree que fue construida por el primer propietario del Mas Ferrer.


Este templo prerrománico fue reformado profundamente entre los siglos XII y XIII.


Con el paso de los siglos el templo quedó en estado ruinoso, hasta el punto de que se derrumbó la bóveda. Por suerte, a partir de 1983 se restauró el edificio, momento en que se descubren unas interesantes pinturas murales de finales del siglo IX o X.


La iglesia está formada por una nave rectangular rematada al este por un ábside semicircular, que sustituye a la anterior cabecera prerrománica.


En la parte central del tambor absidal se abre una ventana abocinada.


Una ventana de similares características se abre en la parte alta del muro de poniente.


El templo románico se levantó aprovechando parte de los muros prerrománicos. Estos se ensancharon para poder soportar el peso de una bóveda de piedra, pues el templo primitivo tenía una cubierta de madera. La bóveda románica era ligeramente apuntada y arrancaba de una imposta, que recorría los muros laterales y de la que aún se conserva algún fragmento.


Este engrosamiento se hizo con arcos formeros adosados ​​a los muros por el interior de la nave. El muro sur también se reforzó por la parte exterior.


Por encima de los arcos formeros del muro sur salieron a la luz unas pinturas murales durante la restauración hecha en 1983.


Desgraciadamente la humedad existente en el muro norte hizo que no se conservara ningún rastro de decoración pictórica.


Los fragmentos que se han conservado representan a unos personajes nimbados, vestidos con túnicas y mantos, que tienen las manos y los fines orientados hacia el ábside, como si estuvieran señalando algo.


Estos personajes están situados debajo de una arcada, sostenida por columnas y capiteles. A ambos lados de los personajes vemos un tallo de donde salen unas hojas.


Josep Calzada y Oliveres, que estudió las pinturas en el momento de su descubrimiento, las catalogó como prerrománicas, por tanto realizadas entre los siglos IX y X. Pero otros estudiosos ponen en duda esta datación y retrasan hasta el siglo XI la ejecución de estas pinturas. Desgraciadamente, su mal estado de conservación, no ha permitido hasta el momento hacer un estudio más preciso que aporte una datación más exacta.


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur. Está formada por dos arquivoltas, que descansan en montantes lisos. El arco exterior está decorado con un motivo geométrico hecho a base de triángulos.


Coronando el muro oeste encontramos una espadaña de dos ojos, muy modificado.