Provincia de Girona


Sant Llop de Sant Dalmai
(Vilobí d'Onyar, La Selva)

 

41º 55,195'N ; 2º 44,054'E    




El documento más antiguo donde aparece citado el templo de Sant Llop data del 1279, cuando Ramón de Cabrera vendió a Berenguer de Gornau el castillo de Brunyola y sus posesiones, entre las que se encontraba este templo. Su construcción es anterior a esa fecha, si bien no se ha podido concretar. Algunas fuentes hablan del siglo IX o principios del X como posible de construcción de un primer templo en este lugar. Tampoco está claro que el templo haya sido siempre dedicado a Sant Llop, pues podría haber esta dedicada a san Adbó y San Senen en algún momento.


Debido a su ubicación, en la parte más alta del volcán de la Crosa, probablemente desarrolló también tareas defensivas. Por este motivo, en 1808, durante la Guerra del Francés, se trasladó la imagen de Sant Llop a la iglesia de Sant Dalmai, para evitar que fuera destruida. Desgraciadamente esta acción sólo retrasó este acto vandálico, pues fue destruida durante la Guerra Civil. Durante la Guerra del Francés el templo seguramente quedó muy dañado, y se abandonó. Actualmente está parcialmente en ruinas y rodeada de vegetación.


Su situación privilegiada, dominando la llanura de La Selva, hizo que el ejército construyera una torre de telegrafía a finales del siglo XIX sobre el muro oeste del templo.


Es por este motivo que se fortifica el templo, construyendo el foso que la rodea.


El edificio tiene una sola nave rectangular, rematada al este por un ábside semicircular.


La nave se cubre con una bóveda apuntada, construida con piedras planas colocadas a modo pliegue de libro y también se observan restos del encañado.


Desgraciadamente tres grandes agujeros amenazan la integridad de la bóveda.


La puerta primitiva se abría en el muro oeste. Posteriormente se modificó, construyendo una gran apertura sobre él, seguramente vinculada con el acceso a la torre de telegrafía.


También se abrió una nueva puerta en el muro de tramontana, justo en el punto donde se podía cruzar el foso.