Provincia de Girona


Sant Climent de Gréixer
(Ger, Cerdanya)

42º 24,441'N ; 1º 49,295'E




La antigua parroquia de Gréixer aparece documentada por primera vez en el acta de consagración de la catedral de la Seu d'Urgell, de finales del siglo X.


La población de Gréixer sufrió un ataque de las tropas de G. Blanco, R . Sadurní y G. de Aragall, que la incendiaron a principios de 1261. Un mes más tarde eran absueltos por el veguer de la Cerdanya y el Conflent. De bien seguro que la iglesia, que había sido construida un siglo antes, sufrió serios desperfectos, por que ha sido reconstruida y modificada en varias ocasiones.


El templo tiene una sola nave, cubierta con una estructura de madera, está rematada por el este con un ábside trapezoidal, que parece de construcción muy posterior al resto del templo.


De esta misma época sería la sacristía adosada al lado sur de la cabecera y la torre campanario.


Lo más interesante es la puerta de acceso, situada en el muro sur.


Estaba formada por un arco de medio punto realizado con cuatro dovelas de piedra rojiza, pero en algún momento se sustituyó la segunda por la izquierda, por dos dovelas más pequeñas y de color claro.


La arista interior está rebajada y en ella hay esculpidos diferentes elementos, concretamente dos en cada dovela. En la primera dovela empezando por la izquierda vemos una cabeza barbuda y una bola. En las dos nuevas pequeñas dovelas encontramos dos cabezas barbudas y abundosa cabellera.

Detalle de la decoración de la puerta     Cabeza esculpida

Volvemos a encontrar dos cabezas esculpidas en la tercera dovela, si bien son de factura muy simple. En la última dovela volvemos a encontrar dos bolas, como la que encontramos en la imposta del lado derecho.

En los batientes de la puerta todavía se conserva buena parte de la forja románica.


El frontal de altar de madera policromada de este templo forma parte del fondo del Museu Nacional d'Art de Catalunya. Se cree que fue pintado a finales del siglo XIII, cuando tras el incendio del templo, se reconstruyó y dotó nuevamente de elementos decorativos y litúrgicos.

En la parte central vemos al Pantocrátor, sentado en su trono del Reino de los Cielos, representado con las numerosas estrellas que lo rodean. Le acompañan los cuatro símbolos del Tetramorfos. En los ángulos podemos ver a los apóstoles Pedro, Santiago, Pablo y Andrés. En el marco exterior vemos unas concavidades, que seguramente alojaban bolas policromadas, imitando las piedras preciosas de los frontales de orfebrería