Provincia de Girona


Sant Cebrià de Esponellà
(Esponellà, Pla de l'Estany)

42º 9,657'N ; 2º 47,233'E




En el año 925 se celebró un juicio en este templo, con la presencia del obispo Guido de Girona y el conde Miró de Cerdaña y Besalú. Durante los siglos XV y XVI se modificó el templo, pero aún se conserva la portada y el ábside originales.


El templo que podemos contemplar en la actualidad se edificó en el siglo XIII. Está formado por una sola nave con una bóveda ligeramente apuntada y rematada al este por un ábside semicircular, muy alterado internamente en época barroca. La nave, como el ábside, fueron sobrealzados en época posterior. También se añadieron algunas capillas laterales y una sacristía, que ocultan en gran parte la factura románica.


La puerta de acceso está protegida por tres arquivoltas de medio punto en gradación, que rodean un tímpano.


En época gótica se esculpió el dintel y se le añadió un guardapolvo, con escudos y motivos vegetales en los extremos.


La puerta conserva un interesante conjunto de herrajes románicos. La diversidad de formas, tamaños y diseños hacen pensar que fueron reaprovechados de varias puertas durante las reformas que se hicieron en época barroca.


Destacan los conjuntos de tallo estrecho terminados en parejas de volutas en los extremos. También encontramos otros grupos con la misma estructura, pero con los tallos y las volutas de mayores dimensiones, que seguramente eran de otra puerta.


En cada uno de los batientes encontramos un tirador, de características similares, pero en alturas diferentes. La anilla es lisa, mientras que la base tiene grabados círculos y pequeñas líneas dispuestos radialmente.


También encontramos dos cerrojos. El superior está sostenido por tres anillos, de los que sólo está decorado el de más a la derecha, que está decorado con tres líneas.


El brazo del pestillo está decorado con círculos incisos, pequeñas rayas y en el extremo derecho una cabeza de serpiente o de dragón con la boca abierta.


El inferior tiene la misma estructura, si bien es de factura mucho más sencilla. La cabeza de animal parece ser una serpiente y en este caso tiene la boca cerrada.


Encima de la puerta encontramos una ventana de medio punto, que durante las reformas barrocas se amplió su luz.

Coronaba la fachada románica una espadaña de dos ojos, que al sobrealzarse el templo quedó integrado en el muro. Entonces se construyó el campanario de torre actual.