Provincia de Girona


Sant Andreu
(Ullà, Baix Empordà)

42º 3,117'N ; 3º 6,500'E    




Ullà ya aparece documentado en un precepto de Luis el Piadoso del año 834, donde se confirma que era una posesión de la sede de Girona.

Este templo era la parroquia del pueblo y aparece documentado en el acta de consagración de la segunda iglesia de la canónica de Santa María de Ullà en 1182. En esta documento quedan reflejados los derechos de la canónica sobre Sant Andreu.

A finales del siglo XVIII se abandona el antiguo cenobio y se construye uno nuevo en el centro de la población, a pocos metros de Sant Andreu. De este modo se evitaban las constantes avenidas del río Ter sobre el monasterio, desde que a principios del siglo XIV se desvió su curso. A partir de este momento el nuevo templo desarrollará las tareas de parroquial.

1840 desapareció definitivamente la comunidad de Santa María, quedando el templo como parroquia del pueblo. Sant Andreu quedó sin culto y pasó a ser de propiedad municipal. Desde entonces ha sido utilizada como escuela, oficina municipal y en la actualidad como sede para eventos culturales.

Resulta difícil deducir que el edificio situado en la plaza de Sant Andreu era hace unos siglos la iglesia del pueblo. Ha quedado totalmente rodeada por edificaciones. El paramento exterior sólo es visible desde la calle por su lado de mediodía. Una parte del muro de tramontana se puede ver desde el patio interior de una casa. El resto del templo tiene adosadas construcciones que la ocultan casi por completo.


Nos encontramos ante un pequeño templo de una sola nave, sin cabecera destacada. Está cubierta con una bóveda de piedra, que en el sector más occidental es de cañón, mientras que hacia el este es apuntada. Se cree que originariamente el templo si disponía de un ábside, que fue sustituido por la estructura actual.


En la base del muro de poniente y norte vemos un aparato totalmente diferente al resto del templo. Está hecho con bloques irregulares de piedra caliza y conglomerado del Montgrí, que tienden a hacer hileras regulares. Este paramento probablemente corresponde a una primera iglesia prerrománica.

En la parte alta del muro oeste encontramos la única apertura románica que ha sobrevivido, aunque en la actualidad está cegada. Se trata de una ventana en forma de aspillera con un solo sesgo.

Las aberturas practicadas en el muro sur son todas de factura moderna.


* La imagen del interior del templo, hecha por Jordi Contijoch Boada, está extraída de la web de patrimonio de la Generalitat de Catalunya