Provincia de Lleida


Sant Sadurní Esperan
(El Pont de Suert, Alta Ribagorça)

42º 26,066'N ; 0º 47,507'E   




En 1173 Ramon de Erill se encontraba gravemente enfermo en Lleida. Al verse en las puertas de la muerte hizo testamento y en el que hacía donación de la villa de Esperan al monasterio de Santa María de Lavaix. Ya en época moderna, sin que conozcamos exactamente el momento, perdió la condición de parroquia y pasó a ser una sufragánea de Santa María de Erillcastell.

El pueblo de Esperan está abandonado, en ruinas y parcialmente ocupado por la vegetación. La iglesia ha sufrido la misma suerte que el pueblo y presenta un aspecto lamentable. Además también ha sufrido los efectos de los vándalos, que hace unos años expoliaron una campana que aún se conservaba, dañando de paso el campanario.


El templo tiene una sola nave cubierta con una bóveda de cañón ligeramente apuntada, en la que entre los siglos XVII y XVIII se añadieron dos capillas laterales en el lado sur. La situada más a poniente ha perdido su cubierta, aumentando de esta manera aún más el deterioro del templo.


La nave está rematada al este por un ábside semicircular más bajo que la nave. En la parte central del tambor absidal se abre una ventana de medio punto y un solo derrame.


La bóveda del ábside es de cuarto de esfera hecha con sillares dispuestos en hileras concéntricas.


Desgraciadamente, se está desfalcando la base del ábside y a este paso no tardará demasiado en derrumbarse, si nadie lo remedia.


La puerta de acceso actual, situada en el muro oeste y descentrada hacia el sur, es de factura moderna. La original se abría en el muro de mediodía, pero la construcción de las capillas laterales en motivó su traslado.


Corona este muro una espadaña de dos ojos, que desconocemos como ha quedado tras la gamberrada de arrancar la campana. Debajo suyo se abre una ventana de medio punto con una arquivolta que arranca de dos impostas.


Una vez dentro del templo, a mano derecha, encontramos una sencilla pila bautismal tallada en un solo bloque de piedra.


Más interesante es el altar, formado por dos aras superpuestas. La superior está decorada con semiesferas en tres de sus lados.