Provincia de Lleida


Sant Martí de Víllec
(Montellà i Martinet, Cerdanya)

42º 20,024'N ; 1º 40,568'E    




El lugar de Víllec aparece documentado por primera vez en el año 983, cuando es citado en el acta de consagración de Sant Llorenç prop Bagà, donde el monasterio tenía una casa, un huerto y viñedos. La iglesia de Sant Martí la encontramos documentada en el testamento del arcipreste Radulf, que lo redactó en el altar de San Martín de este templo.


El templo tiene una sola nave, muy alargada y que ha sido muy alterada a lo largo de los siglos. Está rematada al este por un ábside semicircular, hecho con sillares bien tallados y dispuestos en hileras regulares, como es habitual en las construcciones del siglo XII. En la parte central del ábside, aunque desviada hacia mediodía, hay una ventana de medio punto y doble derrame.

El ábside y el primer tramo de la nave son aún de este primer momento constructivo. En este primer tramo hay una ventana similar a la del ábside pero con las dovelas y las jambas de piedra pómez. Está ubicada en el muro sur.

El resto de la nave fue reconstruida en varias ocasiones a lo largo de los siglos. También en estas reformas añaden arcos formeros, para reforzar la bóveda.

El muro oeste también sufrió algunas modificaciones, aunque mantiene buena parte de su fábrica original, aunque la parte superior ha sido rehecha parcialmente.

La puerta de acceso se encuentra en este muro. Está formada por un arco de medio punto hecho con dovelas bien talladas y reseguidas por un sencillo guardapolvo.


Corona este muro una espadaña de dos ojos, que posteriormente fue ensanchada y convertida en un campanario de torre.


Desafortunadamente no podemos ofrecer más imágenes del templo, pues está totalmente rodeado por la vegetación.