Provincia de Lleida


Castillo de Sant Martí
(Bellver de Cerdanya, Cerdanya)

42º 21,909'N ; 1º 42,776'E    




Las primeras noticias de esta fortificación las encontramos en 965, en el testamento de Sunifred II, cuando dejó a su hermano Oliba unos viñedos situados cerca del castillo de Sant Martí. Este castillo formaba parte de la línea defensiva del condado de Cerdanya frente al de Urgell.

Este castillo y dos más fueron donados a mediados del siglo XI por el conde de Cerdanya Ramon I al vizconde Bernat II, uno de los señores feudales más importantes de la zona.


En 1095 encontramos a un tal Bernat Guitard como castellano de los castillos de Sant Martí, de Queralt y de Miralles. Pocos años más tarde el castillo de Sant Martí estaba en manos de Berenguer Bernat y posteriormente Ramon Ermengol, que había jurado fidelidad a los condes de Cerdanya y posteriormente a los de Barcelona, ​​cuando estos se hicieron con el condado de Cerdanya en 1117.

Durante los siglos XII y XIII el castillo estuvo controlado por los vizcondes de Castellbó, que eran feudatarios de los condes de Barcelona.

A partir del siglo XIV el recinto es conocido como Sant Martí dels Castells, lo que hace pensar que aún mantenía el control sobre los castillos de Queralt y Miralles, aunque en ese momento habían perdido parte de su valor estratégico y eran simples torres de vigilancia y control del territorio.

El recinto del castillo se adapta al pequeño promontorio sobre el que se alza. Actualmente sólo se conserva el sector sur del castillo donde estaba la iglesia de San Martín y una torre de planta cuadrada.


La parte más occidental corresponde a esta torre. En el muro norte encontramos una puerta, que parece contemporánea con el templo y que comunicaba con las estancias del castillo. Esta fue inutilizada. Si que se conservan tres aspilleras en el muro sur, distribuidas en dos niveles. También encontramos una en el muro oeste.

En el pavimento se observa lo que en algún momento fue un acceso a un nivel inferior y que actualmente está cubierto de tierra.

Un muro que parece coetáneo, separa esta torre de la estancia central. En él se abre una ventana de derrame recto. Esta cámara está cubierta con un bóveda apuntada. Ha perdido parte del muro norte, probablemente donde se abría la puerta de acceso al piso. En el muro sur se abren cinco aspilleras en dos registros.


A levante encontramos un muro de factura posterior, en el que hay una puerta que comunica con la última estancia: la iglesia. Esta ocupa la mitad de levante de lo que era el ala sur del castillo. Está cubierta con una bóveda de perfil apuntado. En este caso encontramos sólo una única aspillera en el muro sur. En el muro este se puede ver el rastro de una antigua ventana de grandes dimensiones.


Actualmente una puerta abierta en el muro sur permite el acceso directo a esta cámara, pero es de factura posterior.


En el ángulo nordeste podemos ver una pequeña capilla de planta rectangular y cubierta con bóveda de cañón.

Desafortunadamente no podemos ofrecer más imágenes, por que actualmente es de propiedad privada.