Aragón - Provincia de Huesca


Santa María de Triste
(Las Peñas de Riglos, La Hoya de Huesca)

42º 23,169'N ; 0º 43,089'O      




Según la mayoría de documentos, el templo de Santa María se habría edificado en el siglo XII. Varios elementos visibles desde el interior del templo, como por ejemplo fragmentos de opus spicatum, invitan a avanzar al menos un siglo la construcción de un templo en este lugar, que posteriormente fue reformado en varias ocasiones. Según consta en la página web del municipio, la iglesia ya aparece citada en el siglo X, pero no se aportan más datos sobre esta citación.


El templo está formado por una sola nave con cabecera plana orientada al este y precedida de un amplio presbiterio cubierto con bóveda de cañón, mientras que la nave presenta una cubierta barroca.


Es en el muro norte donde encontramos los elementos más antiguos de la construcción: dos arcos dovelados de medio punto que descansan en columnas. Estos tienen una estructura muy arcaica en que el fuste está rematado directamente en una imposta, sin capitel.


El arco más occidental es de menores dimensiones y permite el acceso a una pequeña estancia, utilizada hoy en día como sacristía, pero que creemos que originariamente tenía las funciones de capilla. El otro arco es de mayores dimensiones, pero presenta la misma estructura, si bien las columnas han quedado en el exterior del templo y sirven para la colocación de una puerta metálica.

Por encima de los dos arcos vemos algunos fragmentos de muro hechos con opus spicatum, lo que nos hace pensar que este muro corresponde a una edificación muy anterior al actual.

En este sector norte también se levanta la torre campanario, de planta rectangular. Se accede a ella desde el exterior, mediante una puerta de apariencia muy arcaica. También denota antigüedad la ventana que hay cerca de la puerta, con un pequeño arco de herradura que nos recuerda a algunas de las aberturas de las iglesias del Serrablo.


En un registro superior encontramos dos ventanas cruciformes abiertas en los muros norte y sur.


En el último piso vemos las ventanas más interesantes, especialmente en los muros norte y sur. En ellos se abren unas ventanas rectangulares divididas por una columna con un capitel decorado con motivos geométricos muy básicos. Por encima hay un arco peraltado, protegido por un sencillo guardapolvo, que rodea un tímpano y dintel lisos.


Los muros este y oeste vemos dos grandes ventanas de medio punto, muy alargadas y protegidas por un guardapolvo.


Se accede al templo por una puerta de factura moderna abierta en el muro sur.


Sobre esta puerta podemos ver un crismón aprovechado de una portada anterior. Al parecer ha sido colocado en este lugar recientemente, pues se conservaba en el cementerio.


En el interior del templo y como soporte del sagrario encontramos una columna en la que se ha integrado un bloque de piedra arenisca esculpido. Presenta diferentes motivos como arcos, ajedrezados y triángulos. En la parte frontal tiene esculpido un crismón.

A los pies de la nave encontramos una pila bautismal de sencilla factura.

Al este del ábside se conservan algunas tumbas cubiertas con losas.