Aragón - Provincia de Zaragoza


San Salvador
(Murillo de Gállego, La Hoya de Huesca)

42º 20,160 'N ; 0º 45,082'O      




Según el acta de consagración que se conserva en el templo, la iglesia fue consagrada el año 1.102 por el obispo de Pamplona Pedro. Probablemente esta consagración responde a la finalización de las obras de la cripta, donde se depositaron reliquias de San Albino. En cambio, en la documentación que podemos encontrar en varios libros nos dice que la iglesia fue consagrada en el año 1110 ...


La iglesia se diseñó con planta basilical de tres naves con transepto, que casi no sobresale en planta. Las tres naves están rematadas por los respectivos ábsides semicirculares, que para salvar el desnivel están construidos sobre una cripta, también de tres capillas. Es precisamente esta parte del templo, cabecera y transepto, la que se construyó en un primer momento en estilo románico. El resto del templo corresponde al periodo gótico y a etapas posteriores.


El ábside norte quedó oculto posteriormente para la construcción de una sacristía y otras dependencias.


El templo fue construido directamente sobre la roca en la que se levanta la parte más antigua de la población, de ahí el nombre de Murillo, pues hace referencia a una pequeña población fortificada. Como ya hemos comentado, los tres ábsides están edificados sobre los tres tambores semicirculares de la cripta, que a su vez se levantan sobre un basamento en forma de talud. Esta base está separada de la cripta por una imposta en forma de bocel en los ábsides laterales y más trabajada en el central.


La cripta sur está dividida en dos espacios mediante tres pilastras adosadas. En el sector más oriental se abre una ventana de medio punto y doble derrame. Esta distribución se mantiene en el ábside de la nave sur, si bien las pilastras se transforman en columnas adosadas con capiteles decorados en la parte superior. Los capiteles presentan decoración de tipo vegetal.


También están decoradas las ménsulas en que se apoya la cornisa del tejado, que presentan motivos vegetales y geométricos, así como algunas figuras humanas.


El ábside central también está dividido en cripta y capilla mayor de la iglesia. En este caso las pilastras son dobles en el caso de la cripta y pilastra con tres columnas adosadas en el templo. En este caso los capiteles son de tipo historiado, pero la gran altura y la distancia a la que el fotografiamos nos impide identificar los motivos que se representan. Somos conscientes de que estas fotografías no tienen la calidad óptima para poder apreciar los detalles de la escultura y les pedimos disculpas, pero mientras no tengamos la ocasión de volver a Murillo de Gállego para intentar mejorarlas, creemos que os pueden servir para haceros una idea de lo que os hemos descrito.


Si que podemos ver la decoración de los canecillos del ábside, que son en su mayoría a base de figuras humanas.


Del ábside norte sólo podemos ver un capitel muy erosionado y cuatro canecillos decorados con bestias y figuras humanas, también en muy mal estado de conservación.


La cripta sorprende por su original estructura. La capilla central está a un nivel más bajo que las laterales, probablemente a causa de la irregularidad del terreno. También es diferente la manera de acceder a ella, pues se hace mediante dos escaleras situadas en los dos brazos del transepto y practicadas dentro del muro.

La decoración interior de la cripta y de la cabecera del templo fue hecha en buena parte por el maestro de Uncastillo, si bien los elementos situados en las partes más altas ya corresponden a otro taller menos virtuoso.

El ábside principal está dividido internamente en dos espacios mediante una imposta. En el registro interior se abren tres grandes arcos ciegos perfilados con una moldura en bocel. Sus capiteles tienen esculpidas diferentes bestias fantásticas y reales como grifos que cogen un cerdito como presa, sirenas-pájaro, un centauro luchando con una arpía, aves que picotean sus patas, ...

En la parte superior se abren tres ventanas de medio punto y doble derrame. Presentan una particularidad y es que el arco descansa directamente en dos columnas y no en montantes. Estas columnas tienen los capiteles esculpidos con un personaje en cada una de las caras que sostiene una filacteria. Los personajes de la ventana central son en realidad ángeles. Por la parte exterior estas ventanas están decoradas con cuadrúpedos la central y motivos vegetales la del lado sur. La ventana orientada al norte quedó oculta por la sacristía.


El presbiterio está delimitado por dos arcos de medio punto, que se apoyan en columnas con los capiteles esculpidos. En el lado norte vemos a un ángel o arcángel que lucha con un dragón de doble cola, probablemente se trate de San Miguel. En el arco triunfal el capitel se refiere a la Epifanía, con María y el Niño reciben la ofrenda de uno de los Magos en la cara frontal. En las otras dos caras vemos los dos Reyes que faltan ya San José.

En el lado sur del arco triunfal encontramos al Cristo en Majestad sentado en una silla de tijera. Tiene la mano derecha en actitud de bendecir y con la izquierda sostiene un libro. Le flanquean dos ángeles, que sostienen la mandorla. El otro capitel de este lado del presbiterio está decorado con dos parejas de grifos que rapiñan una pequeña bestia.

En los arcos formeros del transepto vemos a arpías y leones entre motivos vegetales.

En la cripta central también encontramos decoración en los capiteles. El arco triunfal se apoya en dobles columnas adosadas, que tienen sus capiteles esculpidos con parejas de aves picoteando frutos en el lado norte y dos arpías enfrentadas en el lado sur.

En la ventana central también presenta columnas con capiteles esculpidos, en este caso con aves que entrecruzan sus cuellos y grifos rampantes. La ventana meridional tiene los capiteles de tipo vegetal.

En la intersección de la nave principal con el transepto se levanta un cimborio rectangular, iluminado por cuatro grandes óculos. Su bóveda es de crucería con dos nervios de medio punto que interseccionan en la parte central. Este presenta decoración exterior en los canecillos realizados con rollos, la misma decoración que vemos en el transepto.


Se accede principalmente al templo por una puerta abierta en el muro norte.


Está formada por cinco arquivoltas en gradación góticas, que descansan en capiteles de tipo vegetal, que no tienen fuste.


Las arquivoltas rodean un tímpano actualmente liso, que se apoya en dos montantes que tienen caras esculpidas.


En el muro sur encontramos otra puerta de factura más moderna y formada por un doble arco de medio punto. En el mismo muro se abren dos ventanas de medio punto y abocinada, también de factura tardía.


Sobre las naves laterales se levantan unos cuerpos hechos con ladrillo a modo de buhardilla y típicos del renacimiento aragonés.


En el interior del templo, en una especie de cripta construida bajo la sacristía, se ha hecho un pequeño museo donde se conserva el acta de consagración y una talla románica de la Virgen del siglo XIII, procedente de la ermita de Liena.