Aragón - Provincia de Zaragoza


San Nicolás de Ceñito
(Sos del Rey Católico, Cinco Villas)
 
42º 30,039 'N ; 1º 07,723'O      




Esta iglesia es el único resto visible de lo que en su día fue el monasterio de San Nicolas de Ceñito, datado en el siglo XII.


La iglesia, hoy en ruinas y muy alterada, está formada por una sola nave, rematada al este por un ábside semicircular, precedido de un presbiterio.


El ábside es liso, sólo destaca su ventana, formada por un doble arco de medio punto y de un solo derrame por el interior. Exteriormente está protegida por un guardapolvo decorado con pequeñas bolas.


En tímpano que se forma entre los dos arcos de la ventana, encontramos un crismón esculpido. Flanqueándolo el hay una inscripción casi imperceptible donde se lee SCI - Nicolás.


En el montante derecho de la ventana encontramos un motivo vegetal a modo de palmeta, bastante elaborada.


Este motivo lo volvemos a encontrar esculpido en varios sillares del interior del templo.


Desgraciadamente, adentrarse en el interior del templo resulta muy peligroso, pues parte de la cubierta de madera se derrumbó y el resto amenaza con seguir su camino. De ahí que las fotografías que adjuntamos son hechas desde la puerta, pues además lo visitamos un día de mucho viento.


Sostiene la parte de la cubierta que queda en pie un arco de diafragma apuntado, que descarga su fuerza directamente en los muros laterales mediante ménsulas. Este arco tiene una fábrica posterior a la cabecera, por lo tanto es probable que la cubierta de la nave original derrumbara en algún momento y fuera reconstruida.


La nave está iluminada gracias a dos ventanas de un solo derrame abiertas en el muro sur.


El ábside está cubierto con bóveda de cuarto de esfera de piedra. La separación entre la bóveda y el tambor absidal se realiza mediante una imposta ajedrezada, que tiene continuidad en el presbiterio. La misma decoración la encontramos en el guardapolvo de la ventana.


Bajo la ventana del ábside podemos encontrar un sillar esculpido con la cruz de consagración del templo.


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur. No hay que pedir la llave a nadie para poder entrar, pues ya no están los batientes de madera. Está formada por dos arcos de medio punto en gradación, el exterior decorado con un ajedrezado.


Al atravesar la puerta vemos, rota y rodeada de escombros del techo, la antigua pila bautismal.


En época moderna se abrió una puerta rectangular en el muro norte, actualmente cegada.