Aragón - Provincia de Zaragoza


San Esteban
(Urriés, Cinco Villas)

42º 31,165 'N ; 1º 07,749'O      




Nos encontramos ante un templo construido a caballo entre los siglos XII y XIII a juzgar por la bóveda apuntada que cubre la nave. Está reforzada con tres arcos fajones, que se apoyan en semicolumnas adosadas a los muros laterales del templo.


La nave está rematada al este por un ábside semicircular, cubierto con bóveda de cuarto de esfera y parcialmente oculto por construcciones posteriores.


La parte superior del ábside presenta canecillos lisos donde se apoya la cornisa.


También encontramos canecillos esculpidos con motivos geométricos en el muro norte, que es el que se mantiene menos alterado, aunque se abrió una capilla lateral y se añadió una sacristía.


La puerta original románica no es visible desde el exterior, pues actualmente sirve para comunicar la nave con una capilla lateral. Está formada por tres arquivoltas apuntadas. Las de los extremos se apoyan en columnas con capiteles, mientras que la central lo hace en pilastras. Por este motivo se construyó una nueva puerta renacentista


Las arquivoltas rodean un tímpano decorado con un crismón trinitario, esculpido dentro de dos círculos decorados con motivo de cuerda.

En el Museo Diocesano de Jaca se conservan fragmentos de pinturas murales que formaban parte de la decoración de esta iglesia, datadas a principios del siglo XIV. Incomprensiblemente, y como empieza a ser demasiado habitual en los museos de arte, la renovación de los criterios de museización ha comportado la reducción de piezas visibles en la exposición permanente procedentes de este templo. No entenderé por qué se prefiere tener las obras cerradas a cal y canto y las paredes del museo medio vacías. La no presencia de todas las obras conservadas es una mutilación voluntaria de la obra, impidiendo al espectador poder hacerse una idea completa del mensaje que quiso representar el artista y su simbología. ¿Alguien se imagina que eliminaran personajes del cuadro del Gernika o de las Meninas? Pues es lo mismo ... Un ábside es una obra completa. Omitir unas escenas y enseñar otras es manipular la obra y por lo tanto un desprecio y un insulto hacia el visitante, a lo que le están diciendo que puede ver y que no, por que si le enseñaran todo se despistaría o no lo entendería... De ahí que sólo podremos enseñar aquellas escenas expuestas en el museo.


Las pinturas fueron localizadas al retirar el retablo para restaurar el templo. Desafortunadamente, la parte de la bóveda se ha perdido casi por completo, conservándose sólo la parte inferior de la mandorla y un fragmento de la cenefa con que se separaba del tambor absidal.

En las pinturas conservadas vemos dos registros de escenas. Si repasamos el superior desde la izquierda hasta la derecha, vemos a Eva sentada al lado del Árbol del Paraíso. Se ha perdido parte de la pintura y no podemos saber si Adán acompañaba a Eva en la composición. En la siguiente escena vemos a la misma protagonista que está dando de comer la manzana a Adán, ambos desnudos. En la tercera escena, a pesar de la erosión, podemos ver a Dios en un extremo del Árbol, que está regañando a Adán y Eva, situados en el otro lado, aunque casi no se han conservado.


En la parte interior de la ventana, en el lado izquierdo, vemos a Adán expulsado del Paraíso. A la izquierda se representaron varios profetas del Antiguo Testamento.

Al otro lado de la ventana había la escena de la Visitación y también la de la Anunciación, esta última muy erosionada.


En el registro inferior a la izquierda, había una escena conservada parcial donde se veía a un sacerdote ante un altar. A su lado se representaba las tentaciones de Cristo en el desierto. Jesús está en una colina, tentado por un demonio en forma de cabrón. Bajo la ventana se representó la última cena.

Completan la representación pictórica la escena del beso de Judas. Detrás de Cristo y del apóstol vemos a los soldados dispuestos a hacer prisionero al Mesías.


Nos sorprende no haber encontrado ninguna reivindicación de las instituciones aragonesas para que se devuelvan las pinturas al templo de origen, teniendo en cuenta el criterio esgrimido por las autoridades de Aragón últimamente en el caso de Sigena, donde han afirmado que las pinturas deben conservarse en el lugar para el que fueron creadas. Quizás es por que no están conservadas en un museo catalán y por tanto no es importante que se conserven in situ y pueden estar en un museo aragonés, lejos de su templo original, pero no en "el extranjero". Aquí con una copia, instalada hace pocos años, ha sido suficiente ... Incoherente.