Aragón - Provincia de Zaragoza


Castillo de Sibirana
(Uncastillo, Cinco Villas)
 
42º 26,062 'N ; 1º 01,863'O      




Nos encontramos ante una de las fortificaciones más cautivadoras de Aragón. No están claros sus orígenes pues algunos estudiosos los sitúan en época romana (Castrum Sibanianus), mientras que otros consideran que se construyó durante la dominación musulmana. De hecho, a finales del siglo IX están documentadas varias disputas por el control de esta zona entre la familia Banu-Qasi y el reino de Navarra. Estos mismos afirman que el castillo fue conquistado por Sancho Garcés I de Navarra en el año 921. Era un lugar estratégico para controlar uno de los accesos hacia Sos , Sangüesa y la Val de Onsella.


Las primeras noticias contrastadas del castillo de Sibirana datan del año 1063 y del 1086, momento en que Felicia de Roucy recibió el lugar y el castillo de Sibirana en su dote, al casarse con Sancho Ramírez de Aragón y Pamplona .


A principios del siglo XII, aparece citado el sitio Sibirana en la carta de población que Alfonso I el Batallador concedió a la villa de Luesia. Posteriormente, a finales del siglo XII aparece como una posesión de Pedro López de Luna. Ya a partir del siglo XIII, con el alejamiento definitivo de la frontera, perderá importancia y de hecho ya casi no tenemos ninguna noticia documentadas del sitio.


Al acercarnos a Sibirana, aparecen ante nosotros dos grandes torres, que se levantan sobre la roca.


Ambas tienen planta rectangular y tenían tres pisos de altura a más de uno subterráneo. Si nos fijamos en la del lado de poniente, que es la que mejor se ha conservado, podemos ver claramente dos niveles. En el primero está la puerta de acceso, formada por un arco de medio punto adovelado. En la segunda planta vemos dos aberturas rectangulares, en los muros este y oeste, que permitían el acceso a un cadalso de madera. Todavía podemos ver los agujeros donde se encajaban estas estructuras de madera. La tercera planta era parcialmente descubierta, a modo de azotea y tenía una cubierta de madera. Por debajo de la planta donde se encuentra la puerta de acceso, hay otra estancia destinada a almacén.


La misma estructura tenía la otra torre, si bien la planta tercera casi ha desaparecido y en la parte de la segunda que se ha conservado parece que no hay aberturas para el cadalso.


Si que podemos encontrar la salida del retrete y por tanto deducimos que esta era la torre destinada al señor del castillo y la otra al cuerpo de guardia.


Entre las dos torres, especialmente en el lado norte, podemos ver algunas hileras de sillares de la muralla que unía los dos edificios.


En la roca que sustenta la torre más occidental podemos ver unos agujeros, que servían para colocar la escalera de madera que permitía el acceso al castillo.


Pocos metros al norte y en una pequeña elevación, encontramos la iglesia de Santa Quiteria. Se encuentra en un estado de conservación lamentable. Una vez más, es de propiedad privada y ni los propietarios ni la administración cuidan de este edificio, que ya se ha derrumbado parcialmente ... No entiendo como puede ser que el gobierno de Aragón se preocupe tanto y emplee tantos dinero en el patrimonio que estaba bien conservado en Cataluña y en cambio tenga en el máximo olvido edificios representativos de su historia y cultura. Nefasta política de escaparate ... Eso si, justo en frente hay un edificio de nueva planta para el uso de los cazadores en perfecto estado ...


Al sur del castillo y al pie de la pista que permite el acceso hasta este punto, encontramos los restos de algunas edificaciones, que crecieron en torno a la protección que ejercía el castillo.