Provincia de Girona


Castillo de Peratallada
(Forallac, Baix Empordà)

41º 58,638'N ; 3º 5,384'E    




El castro de Petra Taliata aparece documentado por primera vez en 1065, si bien es muy probable que ya existiera antes, pues encontramos documentados anteriormente algunos señores de Peratallada. Durante los siglos XI y XII la familia de los Peratallada fue ganando importancia y poder en la zona.


En 1266 Guillema de Peratallada se casó con Gilabert de Cruïlles, uniendo de este modo las dos casas. A pesar de disponer de un gran patrimonio en tierras ampurdanesas, el siglo XIII no fue un siglo muy bueno para muchas familias catalanas, y ésta no fue una excepción y pasó alguna que otra situación económica complicada. Sin embargo, el castillo de Peratallada fue la residencia habitual de la familia.

El siglo XIV, en cambio, es un período de prosperidad para el castillo, donde incluso se aloja el rey Joan I en 1390.


En la guerra civil del siglo XV, Bernat Gilabert de Cruïlles luchó contra Joan II. En agosto de 1467, el príncipe Ferran ocupó el castillo y la villa de Peratallada y en consecuencia fue nombrado señor de Peratallada y de la baronía de Cruïlles un tal Palomides Forbino, fiel al rey. De todas formas, una vez terminada la guerra, en 1483, Pere Galceran de Cruïlles era el señor de Peratallada.

Del castillo todavía se conservan varios elementos muy significativos. Destaca el núcleo central, formado por la torre maestra, rodeada por un primer recinto de murallas. Está situado en un punto elevado, construido sobre la roca. Para incrementar el desnivel respecto al nivel del suelo se talló la roca, verticalmente, como si de una pared se tratara.


La torre tiene una planta rectangular y está coronada con almenas.

Torre maestra   Torre maestra

A una altura de unos siete metros encontramos la puerta de acceso. Tiene una anchura aproximada de un metro y está formada por un arco de medio punto dovelado.


Esta puerta se abre en el primer piso de la torre, bajo el que encontramos un piso inferior al que se accedía únicamente desde el interior. La separación entre los dos pisos se realizaba mediante un suelo de madera, que se apoyaba en dos arcos rebajados.


La torre está rodeada por una muralla, que se adapta a la peña rocosa. La entrada a este recinto se realizaba en el sector de mediodía. Sobre la puerta de medio punto encontramos una pequeña ventana. Las diferentes técnicas constructivas que podemos encontrar en estos muros, nos hacen pensar que han sido reconstruidos en varias ocasiones.


A su lado hay otra puerta, que creemos que es de factura posterior.


Cerca de este acceso se encuentra un gran arco de medio punto, abierto en la parte más baja del muro. Desconocemos su funcionalidad y el momento en que fue realizado. No parece que sea un puerta, pues el acceso al recinto interior por desde este punto choca con la roca donde se asienta el castillo y estratégicamente no tiene sentido una puerta tan baja. Quizás fue abierta con posterioridad.


Encima de ella encontramos una abertura rectangular con un arco de medio punto adovelado de descarga, que algunos autores identifican con una ventana. No creemos que sea así, pues sus dimensiones y estructura son muy similares a la puerta de acceso de la torre maestra y justo debajo tiene unos sillares que sobresalen del muro. Creemos que se trata de una puerta que permitía el acceso a una estructura defensiva, que se apoyaba en los sillares sobresalientes y que permitía defender la abertura que hay debajo de ella.


El sector de levante es el que mejor se ha conservado, manteniendo la altura original y las almenas con que estaban coronados los muros.


A mediodía de la torre se encontraban algunas dependencias del castillo, de las que se ha conservado una gran estancia, identificada como la sala mayor gracias a un inventario de 1395.


Cuatro arcos apuntados sirven de soporte al techo de madera. El acceso a la sala se realiza por el lado norte, a través de una puerta con un arco de medio punto adovelado, que comunicaba con la zona de la torre maestra


En los muros de poniente y de levante encontramos una gran ventana de un derrame, mientras que en el muro sur se abren otras ventanas de doble derrame. Posteriormente se abrieron dos grandes ventanales en el muro sur.

Ventana de la Sala Mayor   Sala Mayor   Ventana de la Sala Mayor

Entre esta sala y la torre encontramos otro edificio, adosado por el lado norte y que hasta mediados del pasado siglo llegaba hasta la muralla que rodea la torre maestra. Actualmente, estos dos espacios están comunicados por un puente, de factura moderna. Está dividido en dos plantas. La planta baja tiene tres grandes arcos de medio punto en el muro de levante y uno en la fachada norte. En su interior se localizaron los cimientos de una torre circular, de época tardoantigua. En el muro norte se conserva un fragmento del muro realizado con losas dispuestas en opus spicatum.

   Edificio adosado en la sala de audiencias   Edificio adosado y también la sala de audiencias

En la planta superior hay una estancia identificada como la "cámara nueva pintada", citada también en el inventario de 1395. El techo estaba decorado con un artesonado que se apoyaba en un arco de diafragma, ligeramente apuntado. Éste está decorado con pinturas y relieves en yeso de tradición mudéjar. En las enjutas vemos tableros de ajedrez y lazos de ocho. En el intradós hay florones circulares con trazados geométricos en su interior. En este cuarto se abre una ventana geminada gótica en el muro este. En los sillares donde se abren los arcos de medio punto de las ventanas, encontramos grabados dos cuernos de caza.


El barón de Cruïlles dio parte del techo de esta sala a la entonces Junta de Museos. En concreto dio 69 tablillas de las 136 que cubrían el espacio entre vigas y 6 ménsulas, decoradas con cabezas humanas y motivos zoomórficos. Actualmente este material creemos que está mayoritariamente en los almacén del Museu Nacional d'Art de Catalunya. Cuatro ménsulas se exponen en la primera sala del gótico.


Las tablillas están decoradas con motivos ornamentales como aves emparejadas, fajas entrelazadas y motivos vegetales.

Tablas del artesonado   Tablas del artesonado

Tablas del artesonado   Tablas del artesonado

Tablas del artesonado   Tablas del artesonado

Tablas del artesonado   Tablas del artesonado

Tablas del artesonado   Tablas del artesonado


Las vigas y las tablas adosadas a las paredes tienen pintadas las armas de los Cruïlles y de los Empúries.

Teginado de la habitación nupcial

Fragmento del artesonado de la habitación nupcial   Fragmento del artesonado de la habitación nupcial


También hay otros motivos heráldicos como las armas de los Folch de Cardona, leones rampantes de oro en campo de gulas, zorros en campo de plata y grupos de flores de oro en campo de gulas.

Fragmento del artesonado de la habitación nupcial   Fragmento del artesonado de la habitación nupcial

Las tablas cuadradas del techo son de color azul marino o negro con una estrella blanca de ocho puntas. También había algunas tablas con inscripciones, que se encuentran entre las que cedió el barón a la Junta de Museos.


Desgraciadamente no pudimos acceder a esta sala y no pudimos ver si se conserva la parte del artesonado que no fue donada por el barón. Tampoco hemos encontrado información actual sobre el estado de este techo. La descripción más precisa que hemos localizado data de 1931, en una revista de la Junta de Museos, donde se recomienda la compra del resto del techo para poder restaurarlo y volver a montarlo en el museo.

Hemos tardado muchos días en poder escribir esta parte del texto, pues al visitar el castillo vimos una sala en la que había un techo de estas características, pero no estaba donde todos los autores identifican la "sala nueva pintada". De hecho se encuentra en la parte del palacio que se amplió en el siglo XVIII. En "La Arquitectura Medieval del Empordà" de Joan Badia i Homs, cuando habla de las estancias del palacio gótico dice “En uno de ellos se ha descubierto un artesonado gótico, en buen estado, que, en colores blanco y azul, representa un cielo estrellado”. ¿Es esta sala?


Pero también describe el techo de la "sala nueva pintada" de la misma manera... Aún nos despista más ver tres tablas con una inscripción, las mismas tres tablas que vemos en la revista de la Junta de Museos de 1931 en que dice que el barón cedió estas piezas... Creemos que se ha reproducido el techo en esta sala, pues era la habitación "más lujosa" del hotel.


El guía nos dijo que el techo era original y que había sido restaurado recientemente. Entonces, ¿este techo ha estado siempre aquí? ¿Es una réplica del de la otra sala? o bien después de la donación del barón, al quedar sólo la mitad de las tablas se decidió ubicarlo en esta estancia más pequeña, reproduciendo algunas de las tablas, como las que tienen una inscripción... No hemos conseguido averiguar nada al respecto, así que hemos decidido trasladar aquí nuestras dudas. Esperamos poder resolverlas en un futuro.


A partir del siglo XIII se comienza a construir el palacio gótico, con planta en forma de T y situado en el sureste del castillo. Está formado por diversas construcciones de distintas épocas, que rodean un patio central, que forma con la gran sala románica.

Patio del castillo   Patio del castillo

La fachada tiene una gran puerta en la parte central, reformada en el siglo XVIII (según consta en el dintel, en 1745). La flanquean dos ventanas: una románica y una gótica, recuperadas durante una restauración hecha alrededor de 1965.


La ventana románica es geminada, con una columna, que tiene un capitel decorado con motivos vegetales y una cabeza humana en cada cara. Algunos estudiosos le han relacionado con el taller de Arnau Gatell, autor de los claustros de Sant Pere de Galligants , de la Catedral de Girona y de Sant Cugat del Vallès .

Ventana románica   Capitel de la ventana románica

La ventana gótica necesitó una mayor restauración. Está protegida por una gran reja de factura moderna, que se apoya en dos ménsulas con cabezas humanas esculpidas, que creemos que si son de la época, aunque quizás no era éste su lugar original.

Ventana gótica de la fachada

Permódolo de la verja   Permódolo de la verja


En el piso superior se abren cuatro ventanas, también reconstruidas, pues en el siglo XVIII fueron convertidas en balcones. Algunos de los capiteles y los fragmentos de los arcos fueron localizados en varios puntos del palacio.


En la parte trasera de este edificio encontramos otra interesante ventana gótica.


Una vez atravesada la puerta, nos encontramos con un pequeño pasillo que nos lleva hasta el patio antes citado.


En los arcos que flanquean este pasillo y en los muros laterales se localizaron pinturas murales con varios personajes y el escudo de los Cruïlles. Desgraciadamente su estado es muy fragmentario.

Pinturas del patio   Pinturas del patio

Pinturas del patio   Pinturas del patio

Pinturas del patio   Pinturas del patio   Pinturas del patio con el escudo de los Cruïlles


Al lado sur del patio se encuentra un edificio de dos plantas, la inferior está cubierta con arcos de diafragma que sostienen un artesonado de madera. En algunos de sus arcos se conservan pinturas similares a los encontrados en el pasillo de entrada. Desgraciadamente, durante nuestra visita en octubre de 2020, estaba destinada a almacén y la propiedad no permitía su entrada.


En la fachada que da al patio hay una puerta de medio punto y tres ventanas geminadas, dos de las cuales han perdido el mainel.


En las tres, en las enjutas de los arcos se grabaron cuernos de caza, como los que ya hemos visto en el edificio más cercano a la torre maestra.

Arcos de las ventanas    Arcos de las ventanas

Una de las ventanas conserva la columna y el capitel con representaciones zoomórficas y humanas muy erosionadas.

Capitel de la ventana    Capitel de la ventana

Al lado de esta sala, que algunos autores han querido ver la capilla del castillo, hay dos estancias excavadas en la roca, con el techo apoyado en arcos de medio punto. Parece que se trataría de las estancias más antiguas de ese edificio y serían previas a la construcción del palacio. Como en el caso anterior, no están incluidas en la visita turística.

En el siglo XVIII se amplía el edificio que da a la plaza del castillo por ambos extremos. Es fácil ver dónde comienza esta ampliación, pues se hace con pequeñas piedras unidas con argamasa y  no con sillares bien tallados como la parte gótica.


Actualmente el castillo es propiedad de los condes de Torroella de Montgrí, que lo adquirieron en 1964. Desde entonces han realizado diversas tareas de restauración y en los años ochenta del siglo pasado lo convirtieron en hotel y restaurante para grandes eventos. Durante las obras de adecuación y restauración se localizaron numerosos restos griegos y romanos, los cuales suponemos se encuentran en manos de sus propietarios en otros edificios.


Desde el año 2012 se está intentando recuperar el castillo para usos turísticos y volver a desarrollar tareas de hostelería y restauración de eventos. Este hecho ha permitido realizar algunas visitas turísticas para descubrir el interior del edificio. Aunque entendemos que para poder mantener un edificio como éste es necesario encontrar actividades que generen ingresos, creemos que no debería desvirtuarse en exceso este edificio, teniendo en cuenta que es uno de los conjuntos fortificados más interesantes de la provincia de Girona. Los proyectos que hemos podido ver alteran demasiado la estructura del castillo y no creemos que sean la mejor alternativa.