Provincia de Barcelona


Sant Salvador de Bellver
(Sant Boi de Lluçanès, Osona)

42º 03,551'N ; 2º 11,584'E      




También conocida como San Salvador de Orís, pues a pesar de que se encontraba dentro del antiguo término del castillo de Lluça , estaba tocando los límites del castillo de Orís.

La primera noticia escrita de este templo data del año 1110, momento en que se levantó el actual edificio. Por suerte, buena parte de su antiguo archivo se conserva en el Archivo Capitular de la catedral de Vic y por lo tanto podemos saber muchos datos de su creación y de las donaciones que recibió.


Inicialmente fue una capilla rural, que se transformó en un monasterio de deodonatos regido por la norma de San Agustín a principios del siglo XII.

En el 1210 se creó una cofradía de nobles y campesinos que provocaron que el templo cogiera relevancia gracias a las donaciones de los cofrades. La cofradía tenía un altar dedicado a Santa María.

En el siglo XIV desapareció la comunidad monástica, debido a los estragos provocados por la peste negra y va a volver a ser una simple capilla, que dependía de la catedral de Vic.

El templo está formado por una única nave cubierta con una bóveda de cañón ligeramente apuntada y reforzada por dos arcos fajones. La bóveda arranca de una moldura, que también se prolonga por el ábside.


La cabecera está formada por un ábside de planta semicircular, que está cubierto con una bóveda de cuarto de esfera.


La unión entre ambos espacios se hace mediante un pequeño tramo presbiteral.


El ábside está decorado externamente con un friso de arcos ciegos y uno de dientes de sierra bajo la cornisa del tejado.


También podemos ver lesenas que dividen el tambor absidal en tres espacios. En los sectores de mediodía y de levante se abre una ventana de medio punto: de un derrame por la parte interior y con un doble arco por el exterior.


Dos ventanas de medio punto y abocinadas se abren en el muro de mediodía y una en el muro oeste, reabierta durante la última restauración.

El templo tiene dos puertas de acceso. La principal se abre en el muro oeste. Está formada por dos arcos en gradación, protegidos por un guardapolvo. Esta puerta se cegó en algún momento y se abrió una puerta de pequeñas dimensiones y rectangular en el muro norte.


La iglesia estuvo abandonada durante muchos años y su estado de degradación fue importante, hasta el punto de temer por su integridad. De hecho se llegó a derrumbar una parte del sector suroeste. Por suerte, un antiguo monje de Montserrat y cartujo decidió establecerse en este lugar hará unos venticinco años. Con la ayuda de algunos vecinos de la zona reconstruyó las partes dañadas del templo y construyó una hospedería en el lugar donde en el pasado se levantaron las dependencias monacales. En estas tareas de restauración se reconstruyó la puerta de poniente y se modificó la puerta del muro norte para dotarla de arco de medio punto, totalmente moderno y "artificial".

También en el muro norte y cerca de la cabecera vemos un gran arco de medio punto, que parece ser el arco de acceso a una capilla añadida posteriormente y que se eliminó o se derrumbó en algún momento. Actualmente se ha convertido en un gran ventanal que ilumina el presbiterio.

Corona el muro oeste una espadaña de dos ojos, totalmente reconstruida.

Procedente de este templo se conserva en el Museo Episcopal de Vic una talla de Cristo Crucificado. Es una talla de gran tamaño, de 110 cm de altura, característica del siglo XII.


Como es habitual en este tipo de imágenes, está clavado en la cruz con cuatro clavos, viste una túnica larga y mantiene los ojos abiertos sin ninguna muestra de sufrimiento.


Desgraciadamente se ha perdido casi toda la pintura original por culpa de repintados hechos en época moderna. Los pocos restos conservados en uno de sus brazos permiten deducir que la túnica tenía una decoración similar a la de la Majestad Batlló, aunque los círculos son de menor diámetro.


En la parte posterior tiene un reconditorio para guardar reliquias, que no se han conservado.

Antes de ingresar en el museo, estuvo una temporada en la parroquia de Sant Boi de Lluçanès, donde se trasladó cuando el templo de San Salvador se abandonó.

La cruz sobre la que se encuentra esta talla no es la suya. La parte posterior está decorada con tonos rojos y ocres y un tallo vegetal que recorre la parte central de los brazos.


En la intersección de las dos maderas hay un medallón en el que se representó un Agnus Dei.


En los extremos se representaban las imágenes del Tetramorfos. Desgraciadamente se ha perdido del registro inferior, que creemos representaba al ángel de San Mateo. Tampoco se ha conservado la cabeza de lo que parece un toro (San Lucas).


La parte frontal está decorada con un estucado con formas vegetales. En el extremo superior está representado el Sol y la Luna, mientras que en el del lado izquierdo vislumbramos la imagen de María, muy erosionada.


* Imágenes del templo cedidas por el Grupo de Defensa del Patrimonio Vic - Osona