Provincia de Barcelona


Sant Miquel de Vilageriu
(Tona, Osona)

41º 50,349'N ; 2º 12,578'E      




Situada dentro del término del castillo de Tona, encontramos esta capilla propiedad de los señores de Vilageriu. Tanto la iglesia como el lugar de Vilageriu aparecen documentados por primera vez en el año 948 en el testamento del arcediano Guadamir.


Oficialmente no ha tenido nunca la categoría de parroquia, si bien aparece así citada en un documento de 1130.


El templo que ya existía en el siglo X fue sustituido a finales del siglo XI o principios del XII por el edificio actual. Este se reformó en época barroca.


La iglesia está formada por una sola nave, rematada al este por un ábside semicircular.


El ábside está decorado con un friso de arcos ciegos de grandes dimensiones.


En el ábside se abren dos ventanas de medio punto y de doble derrame: una orientada al este y la otra al sur.


Dos ventanas de similares características se abren en el muro sur y una en el muro norte.


También se abre una ventana de medio punto y doble derrame en la parte superior del muro oeste, que está coronado por una espadaña de un solo ojo, muy restaurado.


Se accede al templo por una puerta abierta en el muro sur, formada por un arco de medio punto adovelado y muy restaurado.


Una vez dentro del templo, vemos que la nave está dividida tres tramos mediante arcos fajones de sección rectangular en la bóveda y semicircular en las pilastras. La transición entre el arco y las pilastras genera una especie de capitel muy primitivo. Los pilares del arco más occidental son de planta rectangular.