Provincia de Barcelona


Sant Julià de Cabrera
(L'Esquirol, Osona)

42º 04,354'N ; 2º 23,832'E      




Estaba situada dentro del término del castillo de Cabrera, de la que era la parroquia, condición que mantiene en la actualidad. Este castillo aparece documentado por primera vez en el año 940. La iglesia no aparece en ningún documento hasta el listado de parroquias del obispado de Vic realizado en la primera mitad del siglo XI.


La iglesia sufrió los efectos de los terremotos que se produjeron en la zona entre 1425 y 1427. En este momento se derrumba parte de la bóveda, el ábside de mediodía y parte del central.

Durante la Guerra Civil se quemaron los cuatro altares que tenía. Terminado el conflicto bélico se decora el templo con pinturas neo-románicas.


Como hemos visto, la iglesia ha sufrido numerosas modificaciones, aunque todavía mantiene algunos elementos románicos. Está formada por una nave rematada al este por un ábside semicircular.


Esta nave estaba flanqueada a ambos lados por dos brazos de un pequeño transepto. El del lado sur fue eliminado para construir una capilla dedicada a la Virgen del Rosario. El brazo norte si que se ha conservado, aunque con algunas alteraciones. En él se abre un ábside semicircular. En algún momento se abrió una puerta para comunicar la iglesia con la rectoría, adosada al lado norte del presbiterio.


Este ábside tiene la tipología habitual del siglo XI, decorado externamente con lesenas y arcos ciegos. En la parte central se abre una ventana.


El ábside central aún conserva parte de las lesenas con que estaba decorado en su sector más septentrional. La parte meridional, en cambio, ha quedado oculta por la construcción de la sacristía.


La puerta se abre en el muro oeste y sustituye al original, que probablemente se encontraba en el mismo lugar. Es de medio punto hecho con grandes sillares.


Encima se abrió un óculo también en época moderna y se aprovechó la espadaña para hacer un campanario de torre.