Provincia de Barcelona


Castillo de Fals
(Fonollosa, Bages)

41º 45,431'N ; 1º 44,161'E      





El castillo de Falcoia aparece documentado por primera vez en el año 995. Desde principios del siglo XI consta como una posesión de los vizcondes de Cardona, probablemente por aprisión y nunca cambió de manos hasta la desaparición de los señoríos feudales. Lo tenían infeudado a la familia Fals, del que conocemos un tal Bonfill de Fals, que vivió a principios del siglo XI. A partir de este momento y durante los siglos XI, XII y XIII son constantes los miembros de esta familia que aparecen documentados como castellanos de Fals.


Este castillo era en realidad un conjunto defensivo bastante peculiar, pues estaba formado por dos torres circulares independientes y separadas entre ellas por un torrente.


La que se construyó primero es la que encontramos junto a la iglesia de la iglesia de San Vicente. Tiene una altura de casi veinte metros con un diámetro exterior de nueve metros.


Su fábrica es a base de piedras sin trabajar unidas con gran cantidad de mortero de cal. A medida que la torre gana altura el tamaño de los sillares disminuye. La técnica constructiva nos lleva hacia los alrededores del año 1000.


Los seis metros superiores tienen los sillares más bien trabajados, lo que hace pensar que la torre inicial era más baja y en algún momento se aumentó su altura.


La puerta de acceso se abre en el sector noroccidental a unos ocho metros de altura. A pesar de haber sido muy alterada, con la incorporación de un dintel y con el cambio de montantes, se puede ver el arco apuntado original y muy parecido al que podemos encontrar en el cercano castillo de Coaner. Desgraciadamente, el motivo por el que fue elegida la ubicación de la puerta, es decir su inaccesibilidad, es lo que nos impide ofrecer ninguna imagen.

La otra torre, situada al sur de la primera, también tiene planta circular. En este caso tiene una altura ligeramente superior a los diecisiete metros con un diámetro exterior de nueve metros. El grueso de sus muros de casi dos metros y medio. En este caso el aparato de la torre está hecho con bloques de piedra bien escuadrados y dispuestos en hileras regulares, lo que denota que fue construida en una época posterior, probablemente a finales del siglo XIII o principios del XIV. Algunos de los sillares tienen marcas de cantero.


La torre sabemos que estaba dividida internamente en cuatro niveles, tres pisos más una terraza, pues se conservan tres resaltes donde se apoyaba el suelo de madera.

Como en el caso de la otra torre, sólo hay una única abertura que servía de acceso. También está orientada hacia el noreste y se encuentra en el primer piso, a unos siete metros de altura.


La mitad sur de esta torre fue reforzada por un muro de base ataludada y lleno de aspilleras. Este muro se construyó a unos dos metros de la torre, con el fin de adaptarla a las armas de fuego.


El conjunto de Falso se completaba con una tercera torre situada en la llanura, actualmente integrada en una masía. Esta torre servía para comunicar el castillo de Falso, situado en una zona hundida, con el resto de torres de vigía y castillos de la zona.

La torre, de planta circular, tiene una altura de poco más de catorce metros y casi seis metros de diámetro exterior. Al ser una torre de vigilancia, el grosor de sus muros es inferior y no llega al metro. La torre está realizada con sillares escuadrados y dispuestos en hileras regulares. Fue levantada en el siglo XI. Como está integrada en la masia, la distribución interior ha sido totalmente alterada y también se han abierto ventanas y puertas nuevas.