Provincia de Barcelona


Castillo de Coaner
(Sant Mateu de Bages, Bages)

41º 49,982'N ; 1º 42,982'E      




El castillo de Quovece negro aparece documentado por primera vez en el año 960, cuando era una posesión de los condes de Cerdanya. Posteriormente pasó a los condes de Barcelona. En ambos casos, los condes tenían el dominio eminente, pero el señor del castillo también era el señor de Castelladral, que poseía Coaner por infeudación. Entre el 1068 y 1135 ejerció este cargo Ramon Bernat de Castelladral, que durante este tiempo juró fidelidad a cuatro condes: dos de Cerdanya y dos de Barcelona.


Posteriormente encontramos como feudatarios una familia que adopta el nombre del castillo, hasta que 1246 aparece como señor del castillo Guillem de Cervera. En 1319 hay una nueva estirpe en la fortificación, que queda bajo las órdenes de Arnau de Vernet. Durante el siglo XIV el castillo irá pasando por varias manos, entre ellas las de la Corona, que en 1381 lo vendió a Francisco de Perellós.


Pocos años más tarde, en 1400, los habitantes de Santpedor compraron la villa y los castillos que Pere III había vendido años antes. Entonces devolvieron la ciudad al monarca, mientras que el castillo fue vendido al conde de Cardona. A partir de ese momento y hasta la desaparición de los señoríos jurisdiccionales, quedó en manos de esta familia.


Del antiguo castillo sólo se conserva la torre maestra, de planta circular y levantada directamente sobre una gran roca. Sus muros hacen más de dos metros de ancho con un diámetro interior en la parte baja de tres metros. La altura total es de casi dieciséis metros y medio. Estaba dividida interiormente en tres plantas más la azotea, que está defendida por almenas.


En el punto donde termina la planta baja y comienza el primer piso hay una disminución del espesor del muro, que permitía apoyar el techo de madera. En las dos plantas superiores no hay este adelgazamiento y el suelo de madera se apoyaba en un arco que atraviesa el espacio interior de la torre.


La única apertura que tiene la torre es la puerta de entrada, situada en el primer piso y orientada a levante. Es de reducidas dimensiones y formada por un arco apuntado, parece que de factura posterior.


En el primer piso y sobre el mortero de cal, encontramos un conjunto de grafitos donde se pueden ver varios barcos con vela latina y remos, lo que hacen pensar que son galeras. También hay una construcción y grabados en un sillar de sobre la puerta una serie de animales, probablemente de otro autor.

Sobre el año 2000 se procedió a restaurar la torre. La intervención más importante se centró en reforzar la roca sobre la que se alza el conjunto, construyendo unos muros de contención más que discutibles estéticamente que le han restado gran parte del encanto. Tal vez la incorporación de vegetación podría haber disimulado esta actuación tan agresiva. Por otra parte se decidió crear un nuevo acceso a la torre por la planta baja, aprovechando un boquete que se había producido a lo largo de los siglos. Siempre nos ha parecido mucho más acertada la solución aplicada a muchas torres similares de Aragón, que consiste en construir una escalera de madera adosada a la parte exterior de la torre, como era originalmente su acceso.


Desafortunadamente no podemos ofrecer imágenes de más cerca o de su interior, por qué a pesar de la restauración ha sido pagada con dinero público, está dentro de una propiedad privada y el día que la visitamos acompañados por miembros de la asociación de amigos de Coaner, el camino de acceso estaba totalmente lleno de vegetación e impracticable. Nos invitaron a volver para la fiesta mayor. Teniendo en cuenta que era una visita organizada con tiempo y por la que pagamos 10 euros, podían haber adecuado el acceso ...


A los pies del castillo, encontramos la iglesia de Sant Julià de Coaner .